Zonas de poca profundidad para los más pequeños y de más profundidad para los mejores nadadores. Nadar, refrescarse, jugar con el agua y después…relajarse, descansar y tomar el sol en las tranquilas zonas de césped que rodean la piscina para sentirse en plena naturaleza.